martes, 29 de enero de 2013

Ilustración: Saga Wormworld de Daniel Lieske

Daniel Lieske (1977, Alemania) es un ilustrador que se encuentra desarrollando una historia infantil de Baja Fantasía en su proyecto The Wormworld Saga. Concebido inicialmente como webcómic, ahora está empezando a publicarse impreso gracias al apoyo de los lectores.

wormwood saga
Daniel Lieske (1977, Alemania) es un ilustrador que se ha ido ganando poco a poco un lugar en la ilustración de Fantasía por la calidad y sencillez —que no simpleza— que exhibe su trabajo principal: The Wormworld Saga, una historia de Baja Fantasía que a pesar de contar hasta la fecha con tan sólo cuatro capítulos ha conquistado el corazón de muchos lectores, hasta el punto de hacerle alcanzar un total de 137% de financiamento en Kickstarter para permitir su publicación en papel. 

Lieske cuenta en su descripción biográfica que sus recuerdos más importantes de infancia eran sus excursiones a los bosques, así como su afición por diversas películas de aventuras, elementos que sin duda están presentes en TWS. Sin embargo, creo que la influencia narrativa del autor también se asienta en la literatura, como puede ser el hecho de nombrar como “Michael Ende” a la escuela a donde asiste el protagonista, igual que el clásico autor alemán de LIJ de Fantasía.

El planteamiento mismo de la obra recuerda bastante al de La Historia Interminable de Ende: Jonas, un niño que vive solo con su padre, se encuentra en una crisis infantil. Es bastante soñador y eso le ha hecho bajar drásticamente su rendimiento en la escuela, lo que le angustia por lo estricto que es papá con él al respecto. Ahora que ha terminado el periodo escolar y que Jonas está a punto de cambiarse de establecimiento, tiene que lidiar además con la presión de estudiar a lo largo de todas sus vacaciones en la casa de campo de su abuela. Lo que ni ella ni el padre saben es que el niño se las ha arreglado para no abandonar sus juegos por sus deberes… El conflicto que se genera cuando es descubierto lo lleva por obra del destino a abrir un portal en el desván hacia otro mundo, uno en donde su presencia será de gran importancia en su salvación.

La construcción de este Mundo Secundario, aun contándose con tan pocos capítulos, es notable. Siendo un trabajo gráfico, Lieske recurre a sus habilidades ilustrativas para mostrarnos toda la exuberancia de su colorida naturaleza, prefiriendo planos amplios que resalten, por contraste, la pequeñez humana. Es indudable que las referencias estéticas para este mundo provienen de la América precolombina, como lo demuestra su civilización, su cultura, su arte y su cosmogonía. Este aspecto me parece destacable, considerando que actualmente en Latinoamérica se critica mucho a los artistas de la Fantasía cuando optan estéticamente por inspirarse en culturas que no son la propia, cuando lo importante no es la elección por sí sola, sino el trabajo que haga con ella. Y Lieske lo hace bien, pues sería imposible concebir TWS en un entorno de Fantasía germánica.

Es difícil hablar más del argumento teniendo sólo cuatro capítulos actualmente, con un quinto en camino. Al menos el cuarto devela por fin parte del rol de Jonas en Wormworld, enlazándolo además con su historia personal en su propio mundo. Todo indica que la historia va a seguir el tradicional camino del héroe, aunque eso no debería suponer un defecto dada la prolijidad artística del proyecto.

Concebido como una novela gráfica que sigue los patrones del webcómic, TWS es una obra gratuita cuya lectura se realiza bajo el sistema de scroll descendente, existiendo también una aplicación de iPAD y ahora, recientemente, una edición impresa gracias al apoyo de los lectores por Kickstarter. Es realmente meritoria la campaña que Lieske se empeñó en programar, ya que no sólo dejó su trabajo para dedicarse a tiempo completo en esta obra, sino que también preparó una lista de perks (recompensas exclusivas a los donantes) alucinante, tan originales como valiosas desde todo punto de vista, lo que nos demuestra una vez más que hay esperanza en la autogestión cuando una obra es de calidad y sus lectores/espectadores son comprometidos.

Siendo la Baja Fantasía un área que podría ser una excelente puerta de entrada al género, TWS se yergue como una curiosa iniciativa para representarla. Muy recomendable.

Sitios de referencia


2 comentarios :

  1. Fascinante. Solo había visto el primer capitulo de esta saga y me sorprendió gratamente, me gusta el estilo de las ilustraciones y la idea que nos presenta la historia.

    Gracias por dejar los vínculos y refrescarme la memoria, ahora podre seguir el desarrollo de la saga, que para ser honesto ya la había olvidado.

    (Si tuvieras más información de la película se agradecería)

    Saludos y gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, uno de los problemas es que el autor actualiza muy lento y que no es mucho lo que se avanza de capítulo a capítulo. Espero que las revelaciones del capítulo 4 agilicen un poco el argumento y se alcance el potencial que creo que esta historia posee.

      No he sabido de película alguna basada en TWS, sobre todo porque la historia apenas acaba de empezar. El mini trailer que adjunto corresponde justamente a un trailer del cómic nada más. De hecho, quienes estuvieron implicados en su realización son los propios integrantes de la familia Lieske, así que se trata de una iniciativa sin pretensiones y totalmente dedicada a los fans.

      Saludos.

      Eliminar