sábado, 3 de diciembre de 2016

Cambios en el blog

Imagen de portada de Arboloria.
Es el Árbol de Mana de
la serie RPG homónima.

Hace mucho que no me dedicaba a la revisión y cuidado de este blog. Hay muchas razones para explicar mi desidia. Las personales tienen que ver con mi falta de tiempo (trabajo, estudio, licencias médicas) y mi flojera natural (se explica por sí sola); las externas, con la decadencia del formato blog en el contexto chileno y el desinterés absoluto que suscitan blogs de escritores a los que no nos interesan los consejos de escritura ni de Worldbuilding. ¿Para qué desperdiciar tiempo en los aspectos más superficiales de un sitio que leen muy pocas personas? Mejor centrarse en el contenido, obviamente, aunque ya habrán notado que en los últimos años he tendido a escribir para webs externas, en su mayoría españolas y sobre todo de videojuegos, que me han asegurado mayor desafío, mejor recepción y un público objetivo menos mamerto que el chileno (e incluso menos agresivo, lo que ya es mucho decir).

El punto es que mi aturdimiento en estas cosas ha sido tal que ni siquiera pasé a tiempo a anunciar por aquí que había abierto una pequeña web personal bajo el servicio de Weebly, a la que llamé Arboloria [vayan a verla ahora; es muy limpia]. A propósito precisamente de la gran cantidad de textos que tengo esparcidos por el universo, me pareció una buena idea tener un espacio propio donde alojarlos, creando respaldos muy organizados que pudieran prevenir las típicas pérdidas de material al modificarse una URL o cerrarse una página web ajena, cosas que me desesperan.

Curiosamente, Weebly ha resultado un servicio bastante satisfactorio para la humildad de mis requerimientos. No pretendo reemplazar Tierra de Fay por Arboloria, claro; antes bien, ésta es una suerte de archivo selectivo de mi trabajo. Sin embargo, precisamente porque este blog ya no es un espacio idóneo para mantener actualizados mis perfiles académicos y literarios, he limpiado el menú de contenido original y he actualizado y modificado algunos enlaces para que redirijan a las páginas correspondientes de Arboloria. Creo que el resultado es mucho menos engorroso. 

No sé qué utilidad pueda tener para ustedes estos cambios, pero para mí han sido un alivio. De un tiempo a esta parte, he tenido que hacer uso constante de algunos de estos enlaces para mostrar mi trabajo, y también para reconstruir mi CV académico en miras a tediosas postulaciones. Con todo, pensé que sería deferente contarles de estos cambios por aquí también. 

Tiene algo de encanto escribir en Fay: es como hablarle al viento.

0 comentarios :

¿Y tú qué piensas?